Blog

Actualidad

7 consejos para iniciarte en el mundo del snowboard

2 Noviembre, 2017

El snowboard es un mundo fascinante y desconocido para muchos. Cuando se domina, es una manera muy elegante de deslizarse sobre la nieve, pero necesita tiempo. Lo más importante es superar con ánimo los dos o tres primeros días y luego la evolución será más rápida. Sin duda la mejor manera de comenzar un deporte de invierno como el snowboard es con un monitor profesional que nos de las claves básicas para comenzar pero si te pica la curiosidad y te apetece montarte ya mismo sobre una tabla para saltar psobre las pistas nevadas, ¡aquí tienes algunos consejos para principiantes!

 

1. Descubre cuál es tu pie guía:

Antes de aventurarte por las pistas, necesitas saber cuál es el pie con el que te vas a guiar, que te servirá para colocarte bien sobre la tabla e ir con más seguridad. ¿Cómo puedes averiguarlo? Corre y deslízate a lo largo de una superficie muy suave; el pie que pongas delante será tu pie guía. Otra forma de hacerlo es golpear un balón; la pierna con la que lo golpees irá en la parte de atrás de la tabla. En jerga "sonwboarder" si ponemos el pie izquierdo delante, seremos regular. En caso contrario, con el derecho, seremos goffy. Os dejamos una pequeña guía sobre ello: https://bit.ly/2TzXbG4.

Durante los primeros días sigue alerta vigilando tu pie guía para comprobar que efectivamente es el pie sobre el que te sientes cómodo dirigiendo tu tabla.

 

2. Vestimenta:

Necesitarás una vestimenta que te mantenga seco y caliente, botas para snowboarding, casco y gafas de esquí o snow para proteger tus ojos. Unos buenos guantes son también imprescindibles. Siempre es aconsejable además utilizar protecciones específicas para cada deporte. En el caso de snowboard existen tanto muñequeras como espalderas que protegeran las partes de tu cuerpo más sensibles en las caidas.

 

3. La tabla:

Hay tablas diseñadas para uso general y otras para estilos específicos. El ancho de la tabla deberá ser suficiente para que tus pies quepan totalmente dentro de ella sin que las puntas o talones de las botas sobresalgan. Asimismo, tu peso y tu altura determinarán el tipo de tabla que deberás utilizar. Si tu peso es elevado, te vendrá mejor una tabla algo más rígida, mientras que si eres más ligero, una tabla flexible te ayudará a tener un mayor control. La tabla deberá llevar una correa sujeta a la fijación para evitar que se escape esquiando. No obstante, si es tu primera vez, lo mejor es que te dejes aconsejar por un especialista, que te ayudará a averiguar cuál es la tabla que mejor se adapta a tus necesidades concretas. Puedes consultar nuestro alquiler de material en Candanchú aquí.

 

4. Las fijaciones:

Es muy importante configurar las fijaciones correctamente. Las fijaciones deben estar serparadas entre ellas una distancia específica y además con un ángulo concreto que sea óptimo para conducir la tabla pero no dañino para nuestras rodillas y cadera. Existen posiciones específicas para las disciplinas concretas y los riders más expertos, pero generalizando, para cualquier practicante novel o intermedio las fijaciones deben cumplir:

  • La separación entre tus pies o "stance" debe conincidir con la separación de tus hombros. Pero nunca será igual un stance para freestyle que para freeride.
  • El ángulo formado entre ambos pies, en el aprendizaje, no debe superar los 30º. Lo más común es inclinar el pie guía de 12º a 20º hacia delante y el pie trasero dejarlo entre -5º y -10º. También dependerá de las posibilidades de regulación de tu fijación y de tu altura. ¡Prueba cómo te sientes más cómodo!

Decimos que una posición incorrecta de las fijaciones puede afectar negativamente a nuestras articulación. Como en el caso de la tabla, las primeras veces es mejor que un experto revise que te has colocado las fijaciones de forma adecuada. Aquí te dejamos una pequeña guía más completa: https://bit.ly/2VEAQZR.

 

5. Posición y movimientos básicos:

La posición del guerrero es la más básica, donde estás sobre la tabla con las piernas semiflexionadas y los hombros sirven para cambiar de dirección. Recibe ese nombre porque la posición puede asemejarse a la de un guerrero que está agazapado a punto de atacar. Hombros alineados con nuestra tabla y mirada al frente, NO al suelo. Esta posición te ayudará a mantener el equilibrio mejor.

Aprender a mantener el equilibrio, acelerar y frenar es fundamental, para lo que tendrás que controlar en ángulo de inclinación, la gravedad y el peso sobre el talón y la punta. Es muy importante el control de la velocidad en esta fase y el derrapaje es la clave para frenar cuando estamos comenzando. Para reducir la velocidad deberemos aplicar mas presión sobre nuestros talones flexionando nuestro cuerpo (recordad que no es lo mismo flexionar que inclinar).

 

6. Apúntate a clases:

Si quieres que tu experiencia sea plena y puedas aprovechar al máximo tu día en la nieve, lo mejor es que te apuntes a un curso de iniciación o contrates un monitor. En nuestra escuela Ski School Candanchú encontrarás monitores especialistas en la enseñanda del snowboard: contrata clases aquí.

 

7. Practica y no desistas:

Los primeros días pueden ser un poco desesperantes si pretendes conseguir resultados enseguida. Hay a quien se le da mejor y a quien se le da peor, pero lo más seguro es que te caigas muchas veces.

Los esquiadores lo tienen más fácil que aquellos que nunca se hayan puesto unos esquís, porque ya tienen un dominio de la gravedad, de la sensación de deslizamiento y de la nieve, que deberán aplicar a las nuevas circunstancias. El balanceo debe ser del talón a la punta en lugar de lado a lado. Además, el juego de rodillas es más sencillo que en el esquí, consiguiendo mejores resultados con un esfuerzo menor.

 

Sea como fuere, tú tranquilo, ¡la práctica hace la excelencia! ¡Relájate y disfruta de la nieve y del deporte!