Blog

Actualidad

Cómo elegir bien tus botas de esquiar

15 Febrero, 2016

Llega la temporada de esquí y, para disfrutarla completamente y sin riesgos, es necesario realizar una preparación adecuada. El equipo es indispensable y el calzado, uno de sus elementos más importantes. De una elección acertada depende, en buena medida, el éxito de una jornada de nieve.

Preparar el calzado para esquiar

Por tanto, a la hora de adquirir un nuevo par de botas hay que tener en cuenta una serie de ideas y factores y, sobre todo, probarse todo el calzado necesario hasta dar con el que más se adapte al pie para poder esquiar con comodidad y, sobre todo, evitar lesiones en la medida de lo posible:

  1. La dureza de la bota debe ir en consonancia con tu peso. Una bota blanda no es aconsejable para personas robustas, ya que no soportará el peso que se ejerce sobre ella en los descensos y se irá deformando con rapidez, dando lugar a una sujeción insuficiente del pie.
  2. Debes tener en cuenta tu nivel de esquí. En función de la práctica que hagas de este deporte, has de comprar botas de iniciación (más ligeras y fáciles de manejar, además de resistentes) o de nivel medio/alto. En este caso, has de decidir si priorizar la comodidad o las ventajas técnicas que ofrece cada modelo.
  3. Opta por el mismo número que tus zapatos habituales. A veces existe la tentación de adquirir un número mayor de lo que habitualmente se usa, pensando en que las botas de esquí se van a utilizar con calcetines gruesos de lana, pero se trata de un error: una bota de buena calidad está pensada para este caso y se adapta al pie que la calza dentro de los parámetros establecidos.
  4. Al probarte la bota, asegúrate de que te esté cómoda pero, sobre todo, de que no te sobre. Y es que durante los primeros días de uso en la nieve, el calzado pierde alrededor de un 40% de su volumen: si te la compras amplia, acabará por quedarte excesivamente grande y no te servirá. Además, lo más probable es que en la tienda el pie se encuentre más dilatado que en la nieve (el frío contrae).

Si tienes en cuenta estos detalles, verás cómo el calzado se convierte en tu gran aliado en la nieve. Relájate y disfruta.

Y para una mayor tranquilidad, nada mejor que guardar todo el material de esquí, botas incluidas, en una taquilla calefactada... ¿De verdad vas a seguir cargando tus botas de esqui todos los días?

¡Vamos Candanchú!

ABONO SKI PIRINEOS

Fácil y seguro

Comprar

METEO



ESTACIÓN
Remontes
KM esquiables
Pistas abiertas

WEBCAMS